miércoles, 26 de agosto de 2009

INESPERADO

Ola, Julia Rovó García


Soleado mediodía de invierno,
tenues rayos de sol en mi azotea,
paseo entre los recovecos de mi cerebro
recuerdos de mi amor fraterno,
anhelos de un brillante porvenir.

Ahí, justo ahí,
en el clímax de mis pensamientos,
el ciclón, la tormenta,
me envuelve en un ovillo,
ruedo, giro, me dejo llevar.

Rostros, miles desconocidos,
me acarician, me aman.
Entretantos, el rostro de mi amado menor,
gris, opaco, asustado…., niño.

Viajo por la ciudad,
nuevos rostros,
mas amor,
amor de extraños,
capullos de primavera.

Se acercan rostros conocidos,
más amor,
amor esperado,
amor obligado,
amor espontáneo,
amor deseado.

Paz, sin ansiedad, tranquilidad.

Me entrego artificialmente,
al sabio Morfeo,
sus ángeles me transportan
al mundo de los sueños.

Tranquila,
serena,
activa,
expectante.


Irma Pavez C.

1 comentario:

Fiestoforo dijo...

Hola, hace tiempo escribiste en esta entrada de mi blog. Me quedó la duda de donde conocías los améboris...
un saludo
F.